Mito y realidad de la inteligencia artificial

¿Recuerdas nuestro post sobre la inteligencia artificial y su diferencia con la automatización?

Hoy venimos a presentarte a Zvi Griliches, un economista de origen lituano que enseñó en la Universidad de Harvard, uno de los grandes expertos en el estudio de la innovación, analizó la evolución del cultivo de híbridos de maíz que, por su calidad superior y mayor coste de las semillas, tardaron bastante en ser adoptados por muchos agricultores. Un cambio agronómico y tecnológico que mejoraba la productividad, pero cuya implantación dependía más de la posibilidad de acceso a la tecnología por parte de los usuarios que de las propias cualidades del producto nuevo.

Esta misma realidad se constata, actualmente, en la incipiente expansión de la inteligencia artificial, ya que salvo en gigantes de determinados sectores como Amazon, Google, Facebook, Netflix o un puñado de start-ups tecnológicas en entornos big data, en el resto de segmentos el ritmo está siendo mucho más lento.

En las empresas pequeñas, por ejemplo, los empleados están obligados a dominar varios campos técnicos, lo que limita sus posibilidades. Incluso al recurrir al apoyo externo para hacer realidad los sistemas de inteligencia artificial, sigue siendo necesario mucho tiempo para adaptar la tecnología a sus necesidades. De hecho, se calcula que la transición de las empresas al aprendizaje automático será unas cien veces más difícil que la transición a la telefonía móvil, según el científico de datos estadounidense Peter Skomoroch.

Así las cosas, sabemos que la inteligencia artificial transformará nuestra economía al habilitar la creación de nuevos productos y modelos de negocio, aprovechando de forma real la gestión del conocimiento que proporcionan los datos y conectando de forma efectiva la cadena de valor de las empresas a sus clientes.

Por todo ello, las empresas que nos dedicamos a la gestión inteligente de los datos debemos hacer un esfuerzo por democratizar su implantación, haciendo que todo nuestro tejido empresarial acceda a la tecnología y que ello suponga una mejora efectiva de su competitividad.

Según nuestra experiencia, las claves para el éxito de estos proyectos de transformación:

  1. Pregúntate para qué.
  2. Busca siempre resultados tangibles y alineados al negocio.
  3. Hazlo rápido y hazlo sencillo (no simple).
  4. Aprende.

En ExoBrain estamos en ello. ¿Te apuntas a seguirnos en nuestra aventura? 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.